"El Puma" conserva su garra.

Venezuela, 15 de mayo de 2011

Pocos hombres de 68 años se ven, se mueven y despiertan las pasiones que provoca en escena José Luis Rodríguez "El Puma", quien el viernes 13 de mayo ofreció el primero de dos recitales en homenaje a las madres en el Teatro Teresa Carreño de Caracas.
A las 8 y 15 en punto se abrió el telón, sonó una potente banda, ocho bailarines salieron a escena y el artista irrumpió en la tarima de la sala Ríos Reyna con una camisa blanca y un impecable traje negro, cantaba La parranda para encender rápidamente los ánimos del público. "Arriba los brazos y al ritmo la cadera, vamos a celebrarlo que se prendió la fiesta", repetía "El Puma" mientras un público compuesto, en su mayoría, por admiradoras femeninas entraditas en edad, deliraban.
"Muchas gracias, buenas noches, ¿cómo estamos? ¡La vamos a pasar bien!", prometió un José Luis que durante toda la velada conversó con los asistentes sobre las relaciones amorosas haciendo gala de un buen humor. Así interpretó Voy a conquistarte y Culpable soy yo.
La onda romántica fue brevemente interrumpida por Boca dulce boca, tema tropical en el que el caraqueño se desprendió de la chaqueta, el chaleco y la corbata para cantar y bailar con soltura dejando a más de uno sorprendido por la agilidad de sus movimientos.
Luego, "El Puma" se sentó para continuar sus reflexiones sobre los sentimientos masculinos. "Algunos hombres se ven al espejo y creen que pueden mantener a la número uno y a la número dos (...) creen en la omnipresencia y les gustaría estar al mismo tiempo con dos mujeres, pero no pueden (...) El poeta Manuel Alejandro dibuja esta pintura así", caviló antes de presentar Amante eterna.
"En las fechas que el cariño es tan preciso tú te encuentras siempre sola... y le prometen que van a dejar a la esposa y ese día nunca llega", comentó entre bromas.
Las letras dedicadas al romances prosiguieron con De punta a punta, Atrévete y Perdón.
Durante su actuación no faltaron los aplausos, los gritos y quien se acercara a entregarle papelitos con saludos y peticiones.
La histeria se apoderó del teatro de Los Caobos cuando José Luis se acercaba al público y más de una fémina corrió hacia él para tomarle fotos, grabarlo con su celular, darle la mano y, si la fortuna le sonreía, hacerse de un beso de la estrella. "Pueden tomarme fotos, grabar mis canciones. No tengo problema con eso. Mis canciones son suyas. Yo no quiero real, es más, los próximos temas que grabe los pondré en internet para que puedan tenerlos todo el mundo", expresó.
La ranchera tuvo su espacio con la melodía Los amigos, que dio pie a Rodríguez para recordar los tiempos en los que inició su carrera como vocalista. "Me tuvo paciencia y pasé cinco años en la orquesta de mi amigo Billo", destacó.
El intérprete de Amalia Rosa elevó la temperatura de las madres presentes cuando cantó el Mosaico 7 de Luis María Frómeta, cuyas notas fueron reproducidas con total fidelidad por la banda musical que acompañó a "El Puma". La charanga trajo de vuelta a los ocho bailarines al escenario mientras José Luis no paraba de bailar.
La velada avanzó con Me estoy enamorando y Lupe, canciones en las que "El Puma" dio muestras de que aunque no es el mismo que conformó junto a Estelita del Llano el grupo Los Zeppis, la potencia y afinación de su voz permanecen intactas a pesar de los años.
Las emociones fueron in crescendo y el punto clímax del show llegó cuando el astro internacional se unió a la banda y a los bailarines para interpretar y moverse al ritmo de La fiesta (en perfecto spanglish) y Pavo real.
El artista regaló rosas rojas a sus admiradoras y puso a trabajar a los efectivos de seguridad de la sala, quienes intentaban limitar la cercanía a "El Puma". "Todos merecemos ser felices", afirmó y cantó Tengo derecho a ser feliz.
Dueño de nada conmocionó a los presentes, quienes volvieron a animarse gracias a San Martín, tema con el que apoyó la candidatura de Carlos Andrés Pérez en 1988.
Después sonaron Baila y Agárrense de las manos que puso a toda la gente de pie y evocó los mejores momentos de la carrera de la estrella en los 80.
La noche concluiría con Venezuela y Diosito santo. "La patria llama. Esta es mi tierra. Que Dios siga bendiciendo a este país", así se despidió José Luis Rodríguez de los presentes.

Fuente: http://m.eluniversal.com/article.htm?feed=http%3A%2F%2Fwww.eluniversal.com%3A80%2Farte-y-entretenimiento%2F2011%2F05%2F15%2Fel-puma--conserva-su-garra%2F5579531

0 comentarios: